Cirugía Plástica Integral
 

Toxina Botulínica / Botox®

La toxina botulínica (Botox®) es utilizada principalmente para mejorar las líneas de expresión o arrugas. Los mejores resultados se obtienen en la prevención de la aparición de arrugas y, en menor proporción, disminuyendo las ya existentes. Se aplica generalmente con fines de rejuvenecimiento facial en las regiones de la frente, entrecejo, patas de gallo, nariz, labio superior, labio inferior, mandíbula, mentón y cuello. También es utilizado para el tratamiento de la sudoración excesiva axilar o hiperhidrosis, alteraciones musculares (tics), espasmos, bruxismo y cefaleas tensionales o migrañas.

El efecto comienza a partir del 4º día y  llega al máximo alrededor del 10º día, por lo que se recomienda realizar los retoques entre el 7º y el 14º día. La duración de su efecto varía según características personales y suele persistir entre  3 y 6 meses.

Es un producto ampliamente usado y muy seguro en la actualidad.